1/10

CORREDOR MADERO

CENTRO HISTÓRICO, CIUDAD DE MÉXICO

Año: 2009-2010

Área:  11,000 m

Colaborador: Equipo AEP, Daniel Escotto, Fernando Sánchez, Enrique Lastra

Fotografía: Archivo AEP, Fernando Cordero

2

La Calle de Francisco I. Madero es  óptimo eje articulador entre los dos espacios emblemáticos más importantes del Centro Histórico de la Ciudad de México; La Alameda Central y la Plaza de la Constitución o Zócalo, desde su traza colonial fue el acceso poniente a la ciudad, por fortuna se ha mantenido durante siglos. Ha sido escenario para desfiles, entradas triunfales, manifestaciones sociales y políticas, por ella han pasado los personajes más importantes en la historia independiente del país y ha sido fiel testigo de múltiples acontecimientos.

Debido a su estratégica ubicación se asentaron ahí edificios de gran importancia y calidad arquitectónica a lo largo de diversas épocas, es sede de exconventos, palacios nobiliarios, hoteles, joyerías, oficinas y diversos comercios.

 

La decisión de transformarla en peatonal se tomó en el año de 2010 con motivo de las conmemoraciones por el Centenario de la Revolución, al formar parte de un proyecto general para restituir un eje urbano formidable hasta el momento olvidado, una línea que inicia desde la Plaza de la República  hasta el Zócalo.

Dos kilometros que vieron ampliar banquetas, iluminarse, recibir fuentes y vegetación, para gozar de la ciudad caminando. Resultaba absurdo observar que a lo largo de ella no hubiese ninguna entrada vehicular y que los autos que la circulaban lo hacían de paso castigando a los pocos peatones en angostas aceras aunado a que los establecimientos comerciales permanecían cerrados durante los domingos, lo más lógico era hacerla peatonal y abrir a los paseantes un acceso magnífico al Centro, la respuesta de la ciudadanía

resultó mayúscula.

Planta

Sección

MADERO_SECCION.png