IMG-5640_edited.jpg

En esta obra, el arquitecto y urbanista mexicano Felipe Leal plantea la arquitectura como una expresión íntima y nítida de la estructura social y cultural de pueblos y naciones.  En ella se hace patente la historia, las tradiciones y las condiciones de vida de sus habitantes: conocer la arquitectura de una ciudad es conocer a su gente.

01 PORTADA LIBRO FELIPE LEAL.jpg

En palabras de Felipe Leal, la arquitectura contribuye directamente al bienestar.  A que grupos cada vez más amplios de la sociedad puedan tener dignas condiciones de vida. No solo a resolver sus necesidades básicas, sino también estéticas y hacerles sentir orgullo con el espacio que los rodea, lo cual tiene repercusiones en la felicidad de los ciudadanos y también en la mejora de la civilidad al crearse nexos sociales sólidos.

04 PORTADA PLAZA DE LA REPUBLICA.jpg

RECUPERAR LA PLAZA DE LA REPÚBLICA era un imperativo para uno de los espacios públicos más emblemáticos de la Ciudad de México; no bastaba con restaurar el Monumento a la Revolución, elemento insignia de la plaza, sino llevar a cabo un proyecto integral de regeneración urbana más amplio para reactivar una parte central de la ciudad y su articulación con el Paseo de la Reforma y eje Av. Juárez Centro Histórico como parte del plan maestro para rescatar la habitabilidad y recuperación del Centro Histórico de la Ciudad de México. 

03 PORTADA LIBRO ESPACIO.jpg

En 2008 el Gobierno del Distrito Federal creó la Autoridad del Espacio Público, con el fin de iniciar políticas y acciones para recuperar y dignificar los espacios públicos de la Ciudad de México. No hay inbtegración social sin espacio público; estructurar la comunidad y producir su espacio físico más amable son aspectos inseparables.

Las obras que se muestran en esta memoria son diversas. Todas implicaron negociaciones arduas y trabajo en equipo. Los resultados están a la vista, las decisiones tomadas ofrecen un legado de largo aliento a la ciudad y sus habitantes y no convertirse en meras acciones desvinculadas y efímeras. El abanico de intervenciones en el espacio público de la ciudad abarca desde modificaciones de gran resonancia -- como la peatonalización del eje histórico urbano que parte de Plaza de la República y remonta en el Zócalo capitalino pasando por Av. Juarez la Alameda y la calle de Madero -- hasta pequeñas cirugías como una pequeña rampa de acceso en el Parque Hundido al sur de la Ciudad.

06 PORTADA LIBRO PROYECTOS ESPECIALES.jp

Para educar existen muchos instrumentos: la buena arquitectura orienta, crea identidad y produce emociones, enaltece la labor de quien la vive. Bajo esta premisa se basó la actuación de todos los que participaron en esta iniciativa. Debidamente acompañada por el paisaje, la arquitectura logra una secuencia lógica y natural de las cosas. La mayor parte de los edificios que esta publicación recoge tomó en consideración el entorno inmediato, buscando en todo momento explotar el potencial de sus emplazamientos, con el propósito de constituirse como referencias de carácter físico, simbólico y plástico.

08 LIBRO AZOTEAS VERDES.jpg

El uso primordial de las superficies planas elevadas a lo largo del tiempo, denominadas azoteas, están generalmente contenidas por pretiles o balaustros,  se presentaban con fines utilitarios y en pocas ocasiones se ha dado como espacio  de convivencia o de soporte para hortalizas y jardines elevados. Aún así aquellas azoteas que hoy observamos con enorme potencial, carecían por fortuna de la lamentable presencia de artefactos que con el tiempo se fueron depositando en ellas, tales como tanques elevados de agua, depósitos de gas, jaulas para tender la ropa, áreas de lavaderos, casetas de vigilancia o volúmenes para el sobrepaso de escaleras y elevadores en épocas más recientes.

 

México durante los últimos años ha experimentado un renovado atractivo por parte de quienes la habitamos y de sus visitantes, en el sector turístico, gastronómico y habitacional se ha recuperado el interés por contar con espacios comunitarios, llamémosle semipúblicos.

Por lo anterior sugiero domesticar lo urbano y urbanizar lo doméstico, un buen inicio para lo primero quizá sea el habitar la cubierta, reverdecer y naturizar el paisaje urbano,  conferirle a la ciudad un valor paisajístico y ambiental que en contraposición con su deterioro posibilite una actitud de bienestar sobre una segunda naturaleza que habite en sus alturas.